Abr 192013
 

En 2011 en el torneo de HSBC de Abu Dhabi, el jugador Padraig Harrington sufrió una  dolorosa descalificación por entregar su tarjeta sin haber incluido una penalidad por jugar desde lugar equivocado.

Cuando Harrington retira el marcador situado inmediatamente detrás de su bola, ésta se mueve de forma casi imperceptible, apenas un hoyuelo y Harrington considera que la bola ha oscilado pero no se ha movido. Finaliza la vuelta y entrega la tarjeta, que lógicamente no incluía una penalidad que evidentemente desconocía.

Para desgracia de Harrington tuvo la desgracia de que la secuencia fué captada por la TV y algún espectador llamó para informar del hecho (¿os recuerda algún caso reciente? 🙂 ). En la repetición a cámara lenta si que se podía apreciar un ligero movimiento de la bola.

En definitiva Harrington es descalificado por haber entregado un resultado inferior del realmente obtenido en el hoyo.

Parece injusto ser sujeto de descalificación por un hecho que es muy difícilmente detectable y más cuando no genera ventaja alguna al jugador. Ante esta situación los Ruling Bodies, los organismos rectores de las Reglas de Golf, actuaron con rapidez y en Abril de 2011 revisan la Decisión 34-7/4.5, para dar cobertura a este tipo de situaciones. Es destacable que la modificación entra en vigor con carácter inmediato.

El espíritu de la decisión revisada parece claro:  pueden existir incumplimientos de las Reglas que es casi imposible puedan ser observados por el jugador, ni por su marcador ni siquiera por un árbitro presente en ese momento. Pero estas infracciones si pueden ser descubiertass revisando las imagenes grababas por la TV en base a los medios tecnológicos empleado como por ejemplo las repeticiones a cámara superlenta.

La Decisión 34-7/4.5 describe casos excepcionales en los que podría aplicarse la Regla 33-7 al objeto de evitar la penalidad de descalificación. Pero esta Decisión no abre la puerta a que un Comité pueda evitar la descalificación por otras circunstancias ya no tan excepcionales. Para dejar claramente de manifiesto la diferencia, la misma Decisión incluye varios ejemplos muy ilustrativos de casos en que si es y en que no es aplicable:

  • si es aplicable: se incluyen 3 ejemplos todos ellos basados en que la revisión en video sirve para determinar situaciones que de otra forma serían difícilmente detectables por un jugador o un árbitro.
  • no es aplicable: a través de otros 2 ejemplos deja muy claro, que la Decisión no ampara casos en los que la no inclusión de la penalidad se deba a desconocimiento de Reglas o a la no comprobación de hechos fácilmente comprobables.
En el ya archifamoso ruling de Tiger en el Masters 2013, es obvio que los hechos encajan mucho mejor con los casos que no eximen de la descalificación y por tanto la Decisión 34-7/4.5  no es aplicable a esa situación. Tanto es así que el propio R&A ha emitido un comunicado en que se informa que la mencionada Decisión no es aplicable al “caso Tiger”.

Sorry, the comment form is closed at this time.

Page optimized by WP Minify WordPress Plugin