Mar 012012
 

“Dímelo y lo olvidaré,.enseñámelo y lo recordaré,implícame y lo entenderé.” (proverbio de algún lugar que no recuerdo).

Es recomendable hacerse con dos ejemplares del Libro de Reglas.

El primer ejemplar debe llevarse siempre en la bolsa. Su objetivo es solventar dudas que nos surjan durante el juego. Pero siendo realistas, si antes no hemos dedicado un tiempo a leer tranquilamente las Reglas, las más de las veces una consulta apresurada en el campo no servirá para salir de dudas.

Por eso, es recomendable tener un segundo ejemplar en casa que será el que realmente servirá para avanzar en el conocimiento de las Reglas.

No nos engañemos, las Reglas no son sencillas y tampoco fáciles de memorizar. Una buena forma de que vayan calando es anotar la situaciones que ocurren en el campo y analizarlas con calma en casa.

No es mala idea pedir consejo en el campo a personas más versadas (ojo: hándicap y conocimiento de reglas no van necesariamente unidos), pero no es adecuado dar por cierto todo lo que nos digan.  Además tengan o no tengan razón, contrastar por uno mismo lo que dicen las Reglas es una gran forma de aprender.

No es pues mala idea el aplicar la cita de que abre el post o también aquel refrán más de estas tierras de “Nadie escarmienta en cabeza ajena”.

Sorry, the comment form is closed at this time.

Page optimized by WP Minify WordPress Plugin